Inés Nguema és una dona forta i lluitadora, molt riallera i que es fa estimar. Té 38 anys, està casada amb en Rafa, que també entrena al Box i amb qui té tres fills: la Júlia, de sis anys i els bessons, de dos i mig. Tot i així, aconsegueixen organitzar-se per venir a CrossFit SJD, ja que assegura que és el seu espai i la fa feliç.

La Inés, que es va criar a Constantí (Tarragona), és professora de llengua castellana i literatura en un institut de L’Hospitalet de Llobregat, on també n’és la cap d’estudis des de fa uns sis anys. Tot i que mai havia practicat cap esport, als últims SJD Games, la competició interna del Box, va quedar en quarta posició amb la seva companya Vanesa. Anaven a per totes i van aconseguir col·locar-se al WOD final, on hi van fer un molt bon paper.

Us deixem el vídeo de l’entrevista i més avall la podeu llegir completa. No us la perdeu! Val la pena conèixer una mica més a aquesta companya del Box 😉

 

¿Por qué CrossFit?

Empecé a hacer CrossFit hace unos dos años… Sí, hace un par de años que vengo aquí a dar dolor de cabeza a los entrenadores (ríe). Recuerdo que hace mucho tiempo en FiraDespí, una feria de entidades y empresas de Sant Joan Despí, vi unas chicas que hacían una demostración, levantaban pesas, kettebells… y pensé “yo quiero ser como ellas”, porque las vi fuertes, valientes y decididas.

Era un deporte que estaba ahí rondándome, pero tuve a mis hijos y se estancó. Después de tener a los mellizos, me dio un poco de “bajón” y necesitaba alguna actividad diferente para sentirme sana, fuerte y recuperar la figura. Como el ir solo a un gimnasio no me llenaba, entonces me acordé: “CrossFit, aquello…”. Vine un día a probarlo, recuerdo que vine sola y al entrar, ver esta nave enorme, tanta gente arriba y abajo, subiendo cuerdas, haciendo flexiones… en ese mismo momento pensé “esto es lo mío”. Es un deporte cañero y que lo tienes que dar todo, era mi deporte, y por eso empecé.

¿No te asustaste?

SJD GAMES 18'_0070Fue un impacto y me llamó la atención que había pocas chicas, pero asustarme no, salí con un nervio, un gusanillo en la barriga… y recuerdo entrar en Facebook e informarme, además me trataron muy bien, consejos, ánimos… Me dieron tantas facilidades y me abrieron un mundo.

Empecé con el bono de 10 clases y fue en aumento, es que esto es un vicio. Te das cuenta de que realmente no son tan pocas chicas y que es una familia. Yo no había hecho deporte antes, es más, apenas sé nadar muy bien. Reconozco que es un poco mi costitución, quizás tenga más facilidades que cualquier otra chica.

 

¿Qué es lo que más te gusta de hacer CrossFit?

Me encanta llegar aquí y desconectas, es otro mundo. Hablas con mucha gente, aprendes cosas nuevas y siempre hay algo de lo que tienes que aprender, siempre hay alguna actividad o algún ejercicio que te sale, pero al día siguiente te presentan otro y, ¡ay!, pues este no, o tengo que mejorarlo o retocarlo. Esto es algo que me maravilla del CrossFit.

A parte, una de las motivaciones para venir ¡son los entrenadores! Que me regañen constantemente porque hablo mucho, ¡eso me encanta! (ríe) Es broma, lo que más me gusta es la disciplina. Me encanta que sean duros conmigo, que me digan que suba el peso, porque eso me da confianza, me da seguridad, me siento más mujer, con más fuerza. Valoro mucho que estén ahí, te vigilan, te controlan e, incluso, me pican y saben que así despierto. Me gusta dar lo mejor y al máximo de mí.

SJD GAMES 18'_0247En gran parte, que me guste tanto venir es por los entrenadores, porque son la base de todo. Me regañan, me meten caña, me disciplinan, me corrigen, me quieren, me hacen llorar y me hacen reír, y eso es muy importante. Me han hecho partícipe de este mundo y se lo agradezco.

Con Vane llegasteis a la final de los SJD Games 2018. ¿Cómo os preparasteis? ¿Os lo esperábais?

Los SJD Games son el claro ejemplo que que picándome llegamos adelante. Vanesa es más o menos como yo, que se pica, por eso hacemos buena pareja. Nos gusta vacilar y chulear, ¡de buen rollo!, el nombre “To tochas team” ya lo dice todo. Vanesa con sus 45 quilitos, yo con mis 51… pero mientras nos preparábamos, nos dijimos: “Vamos a centrarnos y a llegar a la final”. Nos picamos entre nosotras porque Vanesa el año pasado también quedó muy bien y yo tenía muchas ganas de superarme, teníamos que llegar a la final sí o sí.

El día de los SJD Games, ¡vaya tres WOD’s! El segundo sobre todo, la bici que la odio, el remo que lo odio… pero íbamos poco a poco y cada vez que veíamos los resultados, nos íbamos emocionando.

SJD GAMES 18'_0288

Y llegasteis…

Cuando Gerard dijo que en cuarta posición estábamos las “To Tochas”, yo creo que mi grito se oyó, porque, además, Vanesa estaba un poco apagada, incluso ya me había dicho que se iba a duchar, porque realmente el último WOD no lo habíamos hecho muy bien. Pero fue buenísimo porque no le habíamos prestado atención al WOD final… Vanesa y yo nos miramos y dijimos: “Pero, ¿tú te has enterado del WOD?”, “Yo no… ¿y tú?”. Fuimos a leerlo y dijimos de hacerlo escalado, pero vinieron muchas chicas a animarnos y a decirnos que no, que teníamos que darlo todo, ¡en Rx! Y sí, fuimos a darlo todo, fue un subidón. ¡Podría estar horas hablando de los SJD Games!

SJD GAMES 18'_0298¿Qué crees que os hizo llegar a la final?

Que nosotras llegáramos a la final fue porque, vale, nos lo habíamos trabajado, Vanesa lo dio todo, pero de la misma manera que llegamos nosotras, podían haber llegado otras. Nosotras no levantamos mucho peso, en cambio las demás sí, pero como CrossFit tiene eso, que hay que coger peso, pero también hay que ser ágil, gimnasia… Fuimos buen equipo Vanesa y yo. Hicimos el trato de  que ella se encargaba de los ejercicios de agilidad y yo del peso.

¿Qué fue lo divertido? Lo asombroso fue que en la final yo tenía que aguantar 55kg y Vanesa, hacer los Handstand Push-Ups, que los hace de maravilla, pero ese día se descolocó. Pues hicimos cambio y Vanesa cogió los 55kg y aguantó, y yo hice los Handstand Push-Ups cuando normalmente me salen cuatro o cinco. Ese día los hice seguidos, porque pensaba “rápido, que está mi chica ahí aguantando y puede ser que logremos un buen WOD”. Después, ya en frío, Vanesa me reconoció que no le pesaban, porque estaba entusiasmada. Nos compenetramos de tal manera, que nos intercambiamos los papeles.

Se nota que os entendéis.

SJD GAMES 18'_0172Sí, cuando anunciaron la competición y los compañeros me preguntaban con quién iría, no tenía dudas, con Vanesa. Porque es amiga, es confidente, es con la que coincido más aquí. Tengo una relación con ella dentro del Box y otra fuera, es amiga mía, conoce a mis hijos, a mi marido. Ese vínculo que ya tenemos es importante, por eso había una buena comunicación, sabíamos hasta dónde podía llegar la otra. Puedo presumir que tengo esta relación con mi niña y es algo de lo que he sacado de CrossFit, he conocido a Vanesa y a mucha otra gente.

Ahora tenéis que digerirlo, ¿no?

Sí, tengo la adrenalina aún. Tres días estuve que me metía en la cama y no podía dormir, porque todavía notaba ese “run-run”, ese subidón en el cuerpo. Estamos muy contentas, pero hay que digerirlo, sí. Hay cosas que hay que mejorar: los dobles, Vanesa decía que tiene que coger más peso,  Handstand Walk… No nos engañemos, me salió un Muscle Up, pero no era muy correcto… Esto es lo bueno de estas competiciones, sirven para ver dónde fallas, para ver dónde cojeas, para tirar adelante, para picarnos.

Tu marido, Rafa, también entrena aquí. ¿Cómo compagináis vida familiar y CrossFit?

Rafa había venido algún día a probarlo, antes que yo, pero no le acabó de gustar. Al ver que realmente yo me enganchaba, él volvió a darle una segunda oportunidad para ver qué es esto que tenía a su mujer tan enganchada. Ahora hace un año que entrena en SJD y empieza a gustarle mucho también. Que estemos los dos aquí entrenando y que tengamos tres niños en casa, hay que montárselo de alguna manera e ir encajando piezas.

CrossFit era mi mundo, pero es que ya se ha hecho parte de mi vida, ya se ha metido dentro de mi familia. Entonces, cuando vengo a entrenar también viene Rafa, alguna vez me habrás visto con Júlia, algún día he venido con los mellizos. Es ir compaginando calendario y horario y tenemos la suerte que los padres de Rafa están allí y nos ayudan, a veces viene mi madre también.

Algo que nos marcamos, tanto mi marido como yo, es que necesitamos un espacio para nosotros y ese tiempo es CrossFit. Cuando entrenamos juntos nos picamos, pero creemos que es necesario, porque salimos de aquí contentos y llegamos a casa y estamos contentos, hablamos del tema. Es un eslabón más, una parcela más de nuestra relación, pero es complicado.

SJD GAMES 18'_0296

¿Crees que CrossFit es adecuado para los niños?

Por supuesto, yo estoy votando CrossFit Kids desde hace muchísimo tiempo. Me encanta ver a Júlia cuando viene que sube la cuerda, quiere saltar, correr… Es más, este ha sido el primer año que hemos empezado a hacer con ella carreras de obstáculos y le ha encantado. No le veo nada malo al CrossFit para niños, lo veo muy sano, divertido, entretenido… solo le veo cosas positivas. Relacionan el CrossFit con el buen ambiente, el trabajar, el estar sano, el estar fuerte.

Has traído a muchas compañeras a probar, ¿verdad?

Siempre que puedo traigo a alguna mamá para que lo pruebe y note el sabor del CrossFit, porque hay sensaciones de que tú te piensas que algo no podrás hacerlo y luego llegas aquí y lo logras. Cuando me dicen que no podrán levantar su cuerpo ni nada de peso, les digo que poco a poco, que esa no es la finalidad. Quiero que vean el ambiente y todas han salido de aquí contentas, porque pensaban que no podrían lograrlo o acabar la clase. ¡Hay mucha mujer fuerte por ahí que no lo sabe! Solo tiene que descubrirlo y éste es el mundo perfecto para ver hasta dónde puedes llegar y dónde están tus límites.

¿Y del instituto?

En el trabajo presumo mucho del CrossFit. Al profesor de Educación Física siempre le insisto para que organice alguna gyncana o incluya ejercicios de CrossFit y está muy de acuerdo y abierto a estas propuestas. Este año, además, a la hora del patio los profesores también jugamos a fútbol, a básquet o a volley, y he conseguido que un grupito de profesores se anime a venir un día al Box.

¿Cuáles son tus planes de futuro en CrossFit?

Tengo 38 años y quiero seguir haciendo CrossFit. Me hubiese gustado entrar en este mundo más jovencita, porque me hubiera gustado llegar más lejos, entrenar con los Competitors. ¿Planes de futuro? No abandono el CrossFit, para nada. Es más, ya estoy pensando en los próximos SJD Games, que espero que sean por parejas. Y mis planes de futuro en CrossFit son perfeccionar el Muscle Up, aprender a caminar con las manos, aprender a hacer bien los dobles… No me planteo no tener CrossFit. ¡Estoy obsesionada! (ríe)

SJD GAMES 18'_0248