Practicant de diferents arts marcials des de ben petit, en Quim va fer de la seva afició per les Harley Davidson la seva professió, ara fa set anys. Amb la Inma, la seva dona, van ser dels primers clients de CrossFit SJD i, a més, un dels impulsors del grup de les 7 del matí. Tot i que és una persona discreta, amb la seva perseverança va convèncer els coaches del Box per obrir cada vegada una mica més aviat per entrenar abans d’anar a treballar. “Afrontes el dia d’una altra manera”, assegura.

Us deixem un vídeo on el podreu conèixer una mica més i, a sota, hi trobareu l’entrevista completa. Diu que té 42 anys però que li queda CrossFit per estona… tot un exemple de motivació!

Todo un motero…

Sí, soy Ingeniero Eléctrico, especializado en máquinas eléctricas y durante muchos años he estado en el sector de la automoción diseñando y desde hace siete años tengo mi propia empresa, que diseñamos piezas para motocicletas, para Harley Davidson. Básicamente, lo que hacemos es diseñar y fabricar accesorios para esta famosa marca y vendemos a todo el mundo.

Como siempre he ido en moto y me gustaba mucho, cuando me compré mi primera Harley, quise modificarla como todos queremos hacer, y vi la necesidad de diseñar o tener piezas que no había en el mercado. Aquí empezó la idea de la empresa, ya que cada vez me cogía más tiempo, hasta que dejé mi trabajo y me focalicé solamente en mi marca.

¿Sigues disfrutando de la moto como afición?

Realmente, cuando no tenía la empresa disfrutaba más de la moto que ahora, porque son muchas horas en la oficina y el taller y no inviertes en el disfrute de la moto como antes, pero lo hago de otras maneras: viajamos, asistimos a eventos… aunque cuando podemos, nos escapamos.

Compartes trabajo y entrenos con tu mujer Inma; ¿cómo lo lleváis?

Empezamos a entrenar CrossFit juntos hace cuatro años y la verdad es que muy bien. Pasamos muchos momentos buenos, aunque a veces tenemos nuestro rifirrafe, nos une más que otra cosa. Congeniamos en muchas cosas y sobre todo en el deporte, ella también es muy deportista de toda la vida y nos gusta mucho el esfuerzo y el sacrificio que tienes que hacer en este deporte.

¿Cómo conociste CrossFit SJD?

Primero probé en otro Box y justamente una chica que estaba aquí nos comentó que ella venía a CrossFit SJD, justo cuando lo abrieron, y vinimos con Inma a probar. Ya desde el primer día nos gustó, lo probamos en verano y después de las vacaciones ya nos apuntamos. Desde entonces muy bien y muy contentos, tanto por el trato profesional que imparten aquí como el trato humano y todo lo que conlleva. Realmente es una gran familia.

DSC_2019

¿Por qué empezaste a hacer CrossFit? ¿Lo combinabas con las artes marciales?

He pasado por muchas disciplinas de artes marciales a lo largo de mi vida, he practicado varias de ellas desde pequeñito. El último que estuve practicando es Jiu-Jitsu, y necesitaba coger más fuerza corporal. Entonces empecé, lo típico, a escuchar algo de CrossFit, que era muy funcional y me podía ir bien. Durante un tiempo estuve combinando ambos deportes y la verdad es que evolucioné mucho en Jiu-Jitsu. Por trabajo y disponibilidad, al final tuve que elegir y, por desgracia, donde practicaba Jiu-Jitsu mi maestro se tuvo que marchar y se dejaron de dar clases y, entonces, la elección fue casi obligada.

¿Lo echas de menos?

¡Mucho! Sobre todo Jiu-Jitsu, donde he incluso competido y no me ha ido mal, porque creo que es muy completo. Me he planteado muchas veces volver y, además, tengo amigos que me incitan a ello, pero es una cuestión de tiempo. Son muchas horas cada semana y hay que pensar también en lo personal, hay que descansar.

¿Cuál es ahora tu rutina de entreno?

Entreno lunes, miércoles y viernes, somos de la élite de las 7 de la mañana, y los sábados asisto a la clase de Halterofilia, que es una clase muy buena para centrarse en el levantamiento y movimiento de pesos y evolucionas mucho, es muy importante. Hace tiempo hacíamos la clase de calistenia y también estaba muy bien. En total, intento que sean los cuatro días a la semana.

¿Qué mejoras has notado, tanto a nivel físico como mental?

Mental posiblemente no mucho porque al practicar desde pequeñito artes marciales, que también es duro y muy comprometido, ya tenía algo ganado. Eso me ha ayudado mucho en CrossFit porque no es sencillo, y esa exigencia si nunca has hecho nada la tienes que adquirir. Lo que sí he mejorado y mucho es en todo lo funcional, es decir, subir a la cuerda, correr, hacer el pino… Todas estas cosas que a lo mejor hacíamos cuando éramos críos.

DSC_2041¿Lo has notado en tu día a día?

Sí, porque realmente te sientes más fuerte y no solamente la parte locomotriz del cuerpo, sino un poco todo, brazos, piernas, abdomen, espalda… El hecho de coger una caja con peso, si has practicado cómo coger la barra para que la espalda no se fatigue o no padezca, tienes muy buenas posiciones que en el día a día lo notas.

¿Por qué entrenar a las 7h de la mañana?

Pues costó, porque al principio sólo había dos días y era a las 7.30h. Pero nos hicimos “fuertes” y hablando con los coaches logramos que abrieran antes (a las 7h) y de momento, ¡cuatro días! Lo pedimos por necesidad de trabajo, así tienes tiempo a ducharte e ir a trabajar.

¿Por qué? A parte del trabajo, es una actividad que la tienes ya hecha durante el día. Aunque es muy duro, cuando el cuerpo se acostumbra, el cuerpo te lo agradece. Te levantas temprano, haces el ejercicio y ya vas despierto durante todo el día, afrontas el día de otra manera, con más ganas, con más movimiento. En cambio, cuando lo he probado al mediodía o por la tarde, piensas “con lo bien que estaría en el sofá”… Es cómo lo afrontas, vienes ya cansado.

Por la mañana no puedes pensártelo.

Exacto, o vienes o no vienes. Por eso le llamo la élite de las 7h de la mañana, porque el CrossFit es duro, pero levantarte antes de las 6h es más duro todavía.

¿Cómo definirías el #7amteam?

Cuando empezamos a las 7h éramos muy poquitos, somos de otra pasta… Es un grupo muy heterogéneo pero somos una gran familia. Te ayudas, hablas, compartes muchas cosas. Creo que el esfuerzo que te implica venir a esa hora, esto también lo reflejas a los demás, porque puedes venir a entrenar a cualquier hora y ya es un sacrificio, pero hacerlo tan pronto haces, o así lo quiero entender, un poco más de piña. Es un grupo muy divertido, ¡te animo a que vengas a las 7h!

¿Tienes previsto seguir entrenando a CrossFit por mucho tiempo?

Mientras que pueda, que laboralmente me lo pueda permitir, o que no tenga ninguna lesión, a día de hoy no tengo expectativas de dejarlo. Es un deporte que me completa todo lo que necesito, aunque no me da todo lo del arte marcial, obviamente, pero el resto lo hace con creces. No tengo la necesidad de competir, ya he competido todo lo que tenía que competir en mi vida de deportista, pero lo que sí que opto es a mejorar siempre en todos los ejercicios, conseguir una muy buena técnica, porque creo que eso me va a hacer evolucionar en la vida.

No tengo 20 años y siempre cuesta un poquito más, pero creo que no tengo un mal futuro en el deporte, siempre y cuando siga con una mentalidad abierta, de progresar, de mejorar y de tirar hacia delante. Si no es por un motivo mayor, CrossFit tengo para rato.

¿La edad es un impedimento para ti?

Es cierto que tengo 42 años, aunque estoy como un chaval de 20, obviamente… (Ríe) Sí que es verdad que los años se notan. A día de hoy no tengo ninguna limitación, por suerte, no me duele nada y puedo hacer todos los ejercicios, siempre con los pesos que yo puedo mover, es una de las cosas que debes hacer con cabeza. No me puedo comparar con un crío de 20 años porque puede estar mejor que yo levantando pesos, pero por la edad que tengo estoy muy contento de todo lo que hago, de los pesos que muevo, con la gente que tengo al lado que es más joven que yo y estamos mano a mano, y no estoy por detrás de nadie.

No me siento que tenga 42 ni me planteo qué va a pasar más adelante, sino la única opción que tengo es venir, entrenar, disfrutar, mejorar cada día… mientras que pueda. Que son 5 años, son 5 años; que son 10, pues 10. Pero intentaré nunca dejar de hacer cosas, siempre que pueda seguir haciendo CrossFit, lo haré.

¿Qué dirías a la gente que piensa que CrossFit es duro o es lesivo?

Es duro, pero el nivel de exigencia te lo pones tú. Por eso pienso que podré hacerlo durante muchos años, si en vez de mover 100kg que muevo ahora, tendré que mover 70kg, pues moveré 70kg. Puedes practicarlo durante muchos años.

Lo bueno que tiene el CrossFit es que está pensado para todo el mundo. Al principio, cuando ves algún vídeo, lo primero que haces es asustarte y pensar que nunca podrás hacerlo. El problema es que cuando buscas “CrossFit” en Internet salen los ejercicios más duros del mundo y los mejores atletas, pero son muy pocos los que pueden hacer eso, es como Messi. Pero realmente CrossFit no es eso, CrossFit es mucho más que todo eso: es salud, es deporte, es compañerismo, es familia y, a nivel personal, llegar a un reto que te habías propuesto y después marcarte otro.

La gente normal sí que poco a poco mueve más pesos, pero no es el foco, sino que es practicar, mejorar y ser mucho más movible en tu día a día. Esa es la gracia del CrossFit, que puedes hacer todos los ejercicios, pero siempre adecuado a lo que tú puedes mover. Si algún día tienes dolor, los coaches te dirigen a hacer otro ejercicio para suplirlo y haces la clase igual.